Jardines de papel

En el interior de cada bastidor de madera dejo florecer una pieza, destacando la belleza de lo simple. Y recorto, quitando materia, dejando lo esencial, para que las flores cobren vida. La botánica me inspira estos objetos delicados, minimalistas y sutiles. Son piezas de diseños exclusivos en series limitadas.

La belleza de lo simple

Al combinar bastidores de distintos tamaños, se crean múltiples posibilidades. Puedes elegir las flores que más te gusten y plantar y componer tu propio jardín. Y después dejar que florezca en el lugar que más te inspire: para contemplarlo en tu salón, para que te dé la bienvenida al entrar en casa, para inspirarte en la oficina,  relajarte en el dormitorio o en la habitación infantil.